Home»Artículos»HAIKUS, DE PALABRAS A IMÁGENES

HAIKUS, DE PALABRAS A IMÁGENES

1
Shares
Pinterest Google+

No hay una sola manera de hacer arte. Si quiera existe un concepto universalmente compartido de Arte. Hay otras cuestiones que si parecen estar definidas, perfectamente delimitadas y encasilladas.  Las ideas a veces son camisas de fuerza, casi leyes morales, cómo ha de ser o cómo no ha de ser, qué está bien y qué no lo está. Desde Pastrana Lab parece que no entendieron bien estas cajitas de significado, y decidieron saltarse la, a veces, rigidez del lenguaje y dotar a las palabras de nuevas connotaciones, ampliar sus posibilidades.

¿Qué es un haiku? Indaguemos en la RAE, dueña de lo correcto en cuanto a lo que el español se refiere.

Haiku, 1.m. Composición poética de origen japonés que consta de tres versos de cinco, siete y cinco sílabas respectivamente.

Dicen que el haiku está hecho de palabras, tres versos que combinan con intensidad conceptos que nos hacen estremecer por su simpleza. Reflejan el estar por casa, lo que, de tan visto, parece no ser mirado. Aquello que se escapa por quedar sobreentendido, pero que, sin embargo, si te dan un segundo y posas tus atención sobre ello, su belleza se construirá delante de ti, sin dejarte más opción que reconocerla.

José A. Socorro, isleño canario, sabe bien de qué van los haikus. Y nos trae sus vecindades a través de los versos. Desangrándome, Pensándote y Deshojándome son tres de sus haikus, tres retazos, flashes de su vida y su mente, y sus temores, y los barrios donde habita.

Desangrándome en un haiku

Voy desangrándome

buscando la palabra

entre silencios.

Haiku Deshojándose

Llueve en noviembre.

Tu rostro se deshoja

entre la bruma.

Pensándote en un Haiku

Aunque me pierda

en medio del silencio,

estoy pensándote.

Hay reglas, y esta es la estructura de los haikus, hay que contar sílabas y cuadrar versos. Dicen que si no estás dispuesto a hacerlo, entonces estarás escribiendo, sí, pero no creando haikus. Sin embargo, hay alguien que parece no estar de acuerdo. Kike A. Pastrana quiere hacer haikus, pero su herramienta artística no es la palabra, sino la imagen. Por ello nos construye cinco maravillosos haikus a través de la imagen. Combinando cotidianidades, contando planos, en lugar de sílabas y cuadrando las emociones. Pastrana no quiso la camisa de fuerza y se propuso redefinir el concepto de haiku ampliándolo, añandiendo elementos, y permitiendo que este arte abarcase algo más que palabras. La imagen, por la imagen.

Anterior Mordiscus

DESNUDA, Nieves Meijide

Siguiente Mordiscus

Mordistritus Fanzine Grapa 2